Tirado en una cama del hospital Dario Contreras

Acabo de tener una experencia nueva de como funciona el cuidado del paciente del hospital Dario Contreras. Llegando al hospital veo un letrero grande que declara que la persona más importante en este hospital es el paciente. Pero atras de esa declaración encuentro una verdad muy diferente, y lamentable.

El 20 de octubre fue una mujer de 57 años con un tumor en la cabeza, internada en una de las salas del hospital. Trata de una señora muy pobre que en toda su vida se ha defendido vendiendo víveres del conuco que tiene la familia. Ahora fue recibida en el hospital donde se hizo los estudios necesarios para determinar que tipo de tratamiento es que necesita. Para hacerse los estudios recibía ayuda de su iglesia. El paciente fue informado del personal de la sala de que iba a recibir los resultados dentro de algunos días.

Desde entonces comienzan los problemas. La familia del paciente ha preguntado a los médicos encargados para recibir información como deben proseguir el cuidado de su madre, sin tener ninguna respuesta. El paciente, que ya no habla, ni come, recibía al fin, el día 5 de noviembre, las placas tiradas. Con el resultado en las manos las hijas fueron tras los médicos para recibir una explicación del estado de salud de su madre, pidiendo que le digan los pasos siguientes. Pero nada, cada vez que yo he hablado con la familia sobre su madre, me ha explicado que los médicos de lugar no le atienden. Lo único que recibe el paciente es un suero y calmantes.

Hoy, el día 14 de noviembre, fuimos a visitar el paciente que ya lleva 25 días internado, y entrando a la sala la encontramos casi muerta. Las dos hijas que la cuida ya parece que han perdido toda esperanza. Se quejan delante de mi porque todavía no saben lo que deben hacer con su madre. 25 días tirado en una cama de un hopstial público como si fuera una pieza sin importancia.

Hablamos con la enfermería que nos mandó a preguntar por un médico que estaba de servicio. Le localizamos en el area de Neurología donde aparentemente estaba dormiendo. Cuando le explicamos el motivo de la visita, se enoja mucho, diciendonos que no tiene que ver con el caso. Aunque siendo el médico de servicio, se niega a dar cualquier información a los familiares del paciente, menos a nosotros. Aunque que le informamos que el paciente está en un estado muy delicado y que necesita atención inmediato, el Doctor rechaza su deber.

Volvemos a la sala para informar de lo pasado. A pocos minutos baja el mensionado Doctor a la sala y llama a las hijas del paciente. Después dura un buen rato hablandole mal a ellas delante toda la gente, preguntandole como se atrevían a molestarle mandandole una visita a su despacho. Me quedé muy sorprendido por lo que estaba pasando. El médico encargado del hospital Dario Contreras exhorta con palabras duras y en público a una familia que en su angustia ha buscado ayuda. Con lágrimas y más desesperación que antes se quedaron las dos hijas sentadas en la sala de su madre. Si los médicos les tratan como animales, con quién van a hablar? Y quién les va a informar del estado de su madre?

Este no es un asunto por falta de recursos, si no por falta de sentido humano. Por favor, revisen a los médicos que hacen servicio en los centros públicos, pagados por el pueblo. En el caso de Dr Díaz sería mucho mejor que comienze a trabajar en un funerario, porque trata a los pacientes como si fueran muertos.

Berno Vidén
Pastor y misionero en la iglesia Comunidad Maranata Inc.
Santo Domingo Oeste
Tel 809 922 2808 Cel 809 712 9500

Kommentarer